Inicio blog El equipo de Canat

El equipo de Canat

El equipo de Canat

Canat es un centro de apoyo para niños, niñas y adolescente trabajadores, cuyas familias padecen exclusión social y carecen de medios y recursos para asegurarles una formación óptima. Es una asociación civil sin ánimo de lucro que tiene como misión favorecer su desarrollo humano integral.

El equipo de CANAT está integrado básicamente por mujeres. Mujeres especiales que destacan por su receptividad, amabilidad y por estar siempre atentas a nuestras necesidades. Todo en Canat es sencillo y natural, no se observa artificialidad.

Nuestros primeros días están siendo de apoyo en la cocina. Vamos un grupo, seis personas voluntarias: German, Miguel Jorge de Madrid, Sandra, una voluntaria que viene con una beca de la universidad, y mi hija Clara y yo. El “equipo de cocina”, me gusta llamarlo cariñosamente.

Estos días están siendo especiales. Son días de fiesta en Perú y se han programado 4 días de vacaciones divertidas con la ONG de España “Creciendo juntos”. Asisten unos 130 menores. Para muchos de estos niños y niñas, la comida que reciben estos días será la única comida de la jornada.

Cuando nos pidieron ayuda para la cocina no entendí muy bien la necesidad que tenían. Pero la vivencia de estos días me ha hecho entenderlo. Apoyamos en la cocina desde las 8,30 hasta la tarde. Se prepara comida para 160 y 180 personas entre niños, niñas y adultos.

Solo, algunos de nosotros, en determinados periodos, se van a apoyar a los voluntarios y voluntarias que hacen las actividades con los niños y niñas.

Pero del trabajo de estos primeros días me gustaría destacar la figura de una mujer, Peto, la cocinera. Es una mujer sensible, cercana y entrañable. Su papel es muy importante; cuida con mucho cariño y ternura, que todo este apunto para la hora de la comida. Tiene una gran capacidad para planificar, organizar y coordinarnos a todos. A cada uno de nosotros nos atribuye tareas que considera que podemos desarrollar mejor.

Cada persona de Canat tiene una historia detrás, una historia de esfuerzo, lucha y superación, y Peto no es una excepción. Comenzó a trabajar con 12 años. Desde entonces no ha parado, en algún tiempo que no tenía trabajo iba de voluntaria con su marido a comedores a cambio de alimentos para poder dar de comer a sus 6 hijos.

Otra figura relevante es Gabi, la directora, si tuviera que definir a Gabi, por el tiempo que he pasado con ella y lo que he hablado, diría que es una mujer comprometida con los derechos humanos y la justicia social, valiente y luchadora. Una mujer que cuando se encuentra con los problemas de la vida no mira para otro lado.

Muchos de los integrantes del equipo de Canat son “egresados”, así denominan a las personas que han sido niños, niñas o adolescentes que han pasado por el centro y se han quedado como profesionales. Estos han tenido una oportunidad y ahora participan en el proyecto con el objetivo de que otros niños y niñas que están en la situación que ellos vivieron la tengan.

 

 

¡¡¡Nadie les puede entender mejor que ellos!!!

En Canat se percibe transparencia, seriedad, honestidad y coherencia.

Ana Pizarro. Piura – Perú

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*