Leonarda: la esencia de una emprendedora

Leonarda Quispe Vargas es una de esas emprendedoras que no se rinden. Primero lo intentó con el vacuno, pero cuando se dio cuenta de que no era lo que mejor para su familia, lo cambió por su actual negocio de cuyes (alimento típico peruano). Su sueño es seguir creciendo, por lo que no desperdició la oportunidad que le brindó CCAIJO, con el apoyo de TDS, para formarse y aprender a comercializar su producto. Gracia al proyecto de Fortalecimiento de la soberanía alimentaria de familias productoras campesinas de distintas comunidades de Cusco, muchas mujeres y hombres han visto cómo sus vidas han mejorado y sus emprendimientos han empezado a crecer.

 

¿En qué consiste tu negocio y cómo te decidiste a ponerlo?

Me dedico a la crianza de cuyes, que es un alimento muy importante para nosotros en Perú. Actualmente tengo unos cuatrocientos. Antes me dedicaba a la cría de vacas, pero el tiempo me ganaba, y mi hijo mayor me dijo que podíamos poner un galpón de cuyes y así lo hice.

¿Qué apoyos has recibido para crear y desarrollar el negocio?

La Institución CCAIJO me ha apoyado, nos ha enseñado en la crianza y comercialización del producto.

¿Cuáles son los principales obstáculos con los que te has encontrado y cómo los has superado?

El principal problema que me encontré al poner el negocio de cuyes es que no sabía dónde podía venderlo, así que al principio yo los criaba solo para alimentar a mi familia. Cuando empecé a participar en las capacitaciones de CCAIJO empecé a mejorar y vi que podía vender los cuyes. De momento, solo se los estoy vendiendo al propio CCAIJO y ahora me estoy preparando para ampliar y venderlo a otros lugares.

¿Cuáles crees que son los mayores logros de tu emprendimiento?

Que ahora puedo tener mi propio negocio y atender a mi familia. Antes, como estoy sola en la casa, porque mi esposo trabaja fuera, y mis hijitas estaban en el colegio, no podía llevar las vacas.

¿Qué ha supuesto para ti participar en el proyecto de CCAIJO y TDS?

Ver que además de criar los cuyes, también puedo salir al mercado y venderlos.

¿Cómo ha influido en tu familia y en su alimentación?

Ha mejorado mucho. Ahora ya tengo alimento para mantener a mi familia. Ya no es como antes, ya no tengo miedo de que mis cuyes se vayan a terminar.

¿Cómo te ha ayudado tu familia con tu emprendimiento y las tareas del hogar?

Como tengo pocos cuyes, todavía lo llevo yo todo. Mis hijas están estudiando y mi esposo está fuera. Pero mi idea es crecer, y entonces mi esposo podría venir a ayudarme, y estoy pensando en contratar a una persona un día a la semana. Mi esposo me felicita.

¿Qué ha supuesto para ti poner este negocio?

Tener mi propio negocio hace que esté muy contenta. Ya no le tengo que pedir dinero a mi esposo. Ayudo en la economía y eso me hace sentir alegre.

¿Te consideras una empresaria de éxito?

Sí, me considero una mujer emprendedora de éxito. Trabajo bien con mis manos, con mis pies en la chacra. Todo eso lo hago bien, solo me falta ampliar mi vocabulario para comunicarme bien. Me arrepiento un poco de no haber estudiado, pero trabajando puedo conseguirlo. Y es que en mi comunidad solo hablamos quechua.

¿Cómo te ven las mujeres de tu comunidad?

Yo siempre llevo a mis compañeras a mis galpones. Ellas me preguntan cómo lo he hecho y quieren hacer lo mismo. Quieren cultivar hortalizas, trabajar con las vacas, con los cuyes.

¿Ha aumentado tu participación en espacios públicos? ¿Crees que tu emprendimiento está influyendo en tu comunidad?

Sí, tenemos reuniones y les digo a mis compañeras que tenemos que ir más allá.

¿Cuáles son tus próximos retos u objetivos?

Mi sueño es poder preparar mis cuyes para comercializarlos directamente en el mercado y quiero ampliar un galpón más.

¿Qué les dirías a las mujeres que quieren emprender o que buscan una salida de futuro para ellas y sus familias?

Les felicitaría, sería muy bueno, porque a las mujeres nos ayuda para poder mantener a nuestras familias y tener nuestro dinero.