Inicio blog Un paréntesis

Un paréntesis

Un parentesis

Aún no os he contado ni la mitad de mi viaje y ya se está acabando…

El domingo pasado volamos rumbo a Nicaragua, que como os comenté, aquí estaría mi segunda semana. En las horas de aeropuerto, aproveché para preparar una entrada de nuestra única visita de turisteo aprovechando nuestro único día libre… La visita al “Parque Nacional Tikal”, pero esta semana la tuvimos completita también, y más que la conexión, las fuerzas se fueron agotando. Estar todo el día entre 12 y 13 horas sin parar desde bien temprano, llegar y ponerme a preparar para publicar la entrada… Sinceramente, era lo que menos me apetecía. Asi que, haciendo este pequeño paréntesis en mis entradas… Prometo continuar a mi regreso como ya dije que haría, quiero hacer una pequeña reflexión de lo que he vivido.

Como os decía, la aventura ya se está acabando, mañana domingo cojo rumbo a lo que será un viaje total de 32 horas para llegar a casa (hice el calculo con mi compi Jesús, mejor no pensarlo mucho que me sofoco jeje). El tiempo pasa demasiado rápido, tanto que no disfrutamos todo lo que vivimos día a día. Reconozco que el blog, además de servirme para acercaros a todas y todos a mi aventura, también me ayuda a exprimir al máximo mis recuerdos para volver a disfrutarlos de una forma más desmenuzada y consciente que en el momento presente de vivirlos.

No os quiero adelantar mucho porque os lo contaré bien a partir del martes, pero esta semana, aunque ha sido muy distinta con respecto a la de Guatemala, también me llevo un montón de testimonios y personas. ¿Quién me iba decir a mí que conocería a algunas de las personas que aparecían en la exposición de fotos que montamos hace un mes en el Liceo de Ourense? Pues así ha sido, os podéis hacer una idea de la ilusión que me hizo.

Hoy me he despertado con un vídeo muy bonito que prepararon desde el INPRHU (Instituto de Promoción Humana), os dejo su enlace a la página web para que los conozcáis mejor http://inprhusomoto.org/ y ya os hablaré de su gran labor en Somoto, donde hemos pasado esta semana. Teniendo pendiente la tarea de subir una entrada, me ha venido fenomenal este vídeo, porque aunque es el resumen de lo que hicimos el lunes y el martes, os podréis hacer una idea de mi labor durante toda esta semana, tranquilos, no he cambiado de profesión.

Antes del viaje, desde Taller de Solidaridad nos proporcionan dos fines de semana de formación. En ella, volví a coincidir con el formador Antonio Rivas (al cual recomiendo mucho) que ya lo conociera antes de mi viaje al Congo, y en ambas ocasiones nos hizo esta pregunta ¿de qué quieres huir?

Este viaje como os dije en la primera entrada ha sido muy diferente al voluntariado y bueno, en mi vida personal me encontré en dos situaciones muy distintas también por muchos motivos. No vine para huir de nada, pero egoístamente, sí que reconozco que uno de los motivos que me impulsó tenía que ver solo conmigo. Todo en la vida tiene sus más y sus menos, y mi fuerza personal para luchar desde Ourense por esta causa se había mermado en los últimos tiempos. Decepciones, baches… Fueron haciendo en mí una huella que notaba que iba creciendo. Necesitaba acercarme de nuevo a esta realidad para sentir que todo ese esfuerzo merece la pena. Estos quince días me han cargado de la motivación que necesitaba, todo el tiempo que dedico a preparar las distintas actividades es poco para todo lo que se necesita. Me voy con muchos testimonios, pero sin duda, llevo uno en el corazón. Unos ojos que transmiten sin palabras, una vida que cambió 100% … Ese agradecimiento sincero… Os hablé del idioma de las sonrisas, el de las miradas tampoco me ha dejado indiferente.

Sin duda, soy feliz de pertenecer a la familia de Taller de Solidaridad, por dejarme vivir todo esto y porque gracias a ellos y a todas las personas que colaboran con esta fundación, os puedo decir desde la mayor sinceridad, que un granito de arena hace mucho y que todos juntos conseguimos hacer mucho más de lo que las palabras son capaces de decir.

Adriana, Guatemala – Nicaragua 2017

4 Comentarios, RSS

  • Marivi

    comenta:
    17 julio, 2017 a las 5:23 pm

    Que bonita reflexión,no creo q nadie quede indiferente a todo lo q pasa x el mundo .Y me alegro q vengas motivada y las pilas cargadas de eso ilusión q tenías por cambiar el mundo .????????

  • carmela

    comenta:
    17 julio, 2017 a las 11:36 pm

    Buena motivacion para reanudar experiencias y cargar pilas. De vez en cuando es necesario revissr, revonocerlo y poner los medios. Gracias por tu sinceridad y valentia. Sigue asi. Un abrazo. Carmela

  • Maricarmen de Santiago

    comenta:
    18 julio, 2017 a las 7:26 am

    Que bueno lo que nos transmites con tus escritos ,me alegro que esa vivencia te de un impulso nuevo
    Y CLARO que de cuando en vez hay que recargar pilas ,nos quedamos sin batería

  • Adriana

    comenta:
    22 julio, 2017 a las 6:55 pm

    Muchas gracias por vuestros comentarios y apoyo! Animan a seguir escribiendo 🙂 un beso

Tu dirección de email no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.