Auxiliar de enfermería, una puerta abierta al futuro

Tres protagonistas de una misma realidad, inmersos en un programa que transforma vidas y que nos quieren contar en primera persona.
No es fácil labrarse un futuro cuando todo está en contra. Leidy Johanna Villamizar y Eimar Pérez saben lo que es vivir en un entorno hostil marcado por la pobreza, la inseguridad y los bajos niveles de educación. Pero ambos decidieron agarrarse a la oportunidad que les brindaba la Institución Técnica San José Obrero en Medellín, Colombia, para mejorar sus vidas y las de sus familias. Los dos han conseguido graduarse como auxiliares de enfermería en la formación que imparte esta institución y que apoyamos desde 2020.
 
Un proyecto en el que han participado hasta el momento setenta y seis personas (doce hombres y sesenta y cuatro mujeres), cincuenta y una de las cuales ya han conseguido su certificación y veinticinco se encuentran actualmente estudiando. Mujeres y hombres jóvenes que “ven en la educación esa oportunidad para salir adelante y la vulnerabilidad no es algo que les limite, al contrario, siento que les da la fortaleza para poder sacar sus proyectos de vida”, destaca Paola Andrea Milán Restrepo, directora de la institución y coordinadora del proyecto.
¿Qué oportunidades de formación profesional has tenido antes de realizar este curso? ¿cuáles han sido tus principales motivaciones para inscribirte en la formación en auxiliar de enfermería?
“Esta ha sido la primera oportunidad que he tenido y no la he querido desaprovechar. Siempre me había gustado todo lo referente a la salud, y cuando me surgió la oportunidad no lo dudé dos veces. Me inscribí, a pesar de las situaciones que estaba pasando en mi hogar, en mi entorno familiar. Quería hacerlo, cumplir esta meta que era tan importante para mí”.
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Solamente tenía el bachillerato, no tenía oportunidades de buscar un empleo fijo en algo que yo supiera hacer y gracias a esta formación se me abrieron muchos caminos a nivel laboral, mucho crecimiento a nivel personal. Las motivaciones para inscribirme fueron las ganas de salir adelante, de progresar, de tener una calidad de vida diferente, de tener la oportunidad de formarme, de educarme, de construir un futuro mejor para mí y para las personas que me rodean”
Elimar
Auxiliar de Enfermería
¿Cómo era tu vida antes de llegar a esta formación?
“Sencilla, de estar en casa y de cuidar a las niñas. Trabajaba en el hogar cuidando niños o tejiendo manillas (pulseras). Sé algo de costura, hacia algo con una maquinita, pero eso es lo único”.
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Antes de llegar a esta formación, laboralmente mi vida era muy inestable, al no tener formación no podía hacer algo que fuera lo mío, en lo que me hubiese formado, así que no tenía la misma calidad de vida que tengo ahora, ni las oportunidades que ahora se me presentan”.
Elimar
Auxiliar de Enfermería

La situación de la mayoría de las personas que llegan a esta formación es de “vulnerabilidad, no tienen los recursos, les cuesta tener oportunidades porque en Colombia se requiere tener dinero para poder ingresar a la universidad. Pero con este programa, las personas que acceden tratan de garantizarse el tema laboral, de tener un trabajo digno, y la enfermería está ayudando mucho porque es un programa de salud que todos los sectores requieren”, señala Paola.

 ¿Cómo ha cambiado tu vida al realizar esta formación?
“Dio un giro de noventa grados. Al tener un conocimiento, una técnica, eso me ha ayudado mucho, tanto a nivel personal como familiar. Me ayudó demasiado”.
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Ha cambiado un cien por cien, en lo económico, en lo personal, en la gente de la que me rodeo, en los lugares en los que laboro… Es un giro de trescientos sesenta grados porque he tenido la oportunidad de encontrar un trabajo”.
Elimar
Auxiliar de Enfermería

Los participantes son personas que han sufrido realidades muy duras, “ya sea por violencia, desplazamientos, abusos de narcóticos o incluso violaciones. Y este proyecto se adapta a sus necesidades, primero entendiendo que necesitamos formarlos de manera integral. Impulsamos los valores que tiene la institución desde las Siervas de San José, valores de responsabilidad, compromiso, fe y amor. Sabemos que necesitan el apoyo psicosocial, necesitan fortalecerse, que los acompañemos, que les demos una orientación en el momento adecuado, y para eso el enfoque psicosocial es la mejor de las herramientas. Les damos esos “tips” para que crezcan, para que saquen adelante esos temores y toda esa calidad que tienen guardada y la pongan al servicio de sus proyectos de vida”, destaca Paola.

¿Cómo te sientes después de haber concluido la formación y haber empezado a trabajar?
“Es una experiencia muy grande, muy bonita, porque tengo muchos conocimientos basados en la salud, y he empezado a trabajar. Era algo que anhelaba, pero por decisiones anteriores no podía, al no tener unos estudios era imposible. Ahora me siento muy feliz, me siento identificada, me gusta lo que aprendí, lo que sé y lo estoy poniendo en práctica”.
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Soy muy feliz con lo que hago. Actualmente laboro en el laboratorio clínico Sura, donde inicialmente entré con un contrato temporal y ya estoy trabajando directamente con esta compañía que es muy importante y da muchas oportunidades. Tengo un contrato de cuatro horas diarias, por lo que, de momento, cuento con dos empleos, ya que la idea es presentarme a la universidad a fin de año. Debo continuar esforzándome para poder pagar mis estudios y seguir creciendo. El cambio ha sido grandísimo, del cielo a la tierra”.
Elimar
Auxiliar de Enfermería

Con este proyecto “los estudiantes se transforman, cambian, les proporciona unas oportunidades que no les da el sistema y que les permite a ellos y a sus familias salir adelante. Adquieren otro tipo de participación ciudadano, se sienten empoderados. Su calidad de vida mejora, empiezan a generar unos ingresos estables y esto les da una independencia que valoran mucho. Salen con la mirada alta, valorándose, amándose, sintiéndose útiles”, asegura Paola.

¿Cómo crees que puedes apoyar a la comunidad desde la dimensión profesional?
“Puedo ayudar a la comunidad orientando en cuanto a no automedicarse, también en momentos en los que hay personas que pueden sufrir un desmayo, una le puede colaborar en: hágale esto o no le haga, o si alguien se tiene que poner una inyección a decirle cómo hacerlo”.
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“En muchísimas cosas. Esta profesión es gran parte de vocación, de apoyo social, ya sea a nivel de la comunidad o del entorno familiar. Es un apoyo económico en la familia, pero también un apoyo de aportar los conocimientos con respecto a lo que he aprendido desde la formación hasta las prácticas y ahora en el desempeño de la labor. En la Institución San José conté con excelentes docentes, gran acompañamiento y muy buena formación”.
Elimar
Auxiliar de Enfermería

Una formación en la que destaca el número de mujeres. “El trabajo con la mujer es una de las cosas más fuertes que tenemos, pues con este proyecto ayudamos a empoderar a esas niñas para que salgan adelante, para que tengan una oportunidad, como nos pasó con una estudiante que ejercía la prostitución y que gracias a esta formación pudo salir de ese difícil mundo y ahora trabaja como auxiliar de enfermería”, comenta Paola. Pero en la que los hombres no se sienten marginados. “Creo que la dificultad no está en el género, en el sexo, en la definición. La dificultad es mental, está en la capacidad de querer hacer las cosas, de luchar por algo, de capacitarse y ponerse metas. Todos somos buenos, pero en la vida no todos se esfuerzan lo suficiente para lograr las cosas”, señala Eimar

¿Consideras que contar con esta profesión ha supuesto una mejora en el bienestar económico tuyo y el de tu familia?
“Sí, porque ahora ya tengo un trabajo estable, ya cuento con unos pesitos, como se dice. Ya se puede visualizar una en que voy a comprar esto o que voy a invertir en aquello. Manejar el propio dinero de una es muy gratificante”.
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Ha supuesto un cambio del cien por cien. Actualmente cambié mi zona de residencia, cambié de vivienda. Son muchos los cambios a nivel económico, y a nivel de familia, aunque actualmente en la ciudad vivo solo. Ha ayudado mucho a mejorar el nivel de vida en grandes proporciones, tanto en temas de vivienda, de acceder a cosas esenciales para la vida, como de obtener cosas que antes no podía por los sueldos que conseguía desde la capacitación o la educación que no tenía. Ahora es muchísimo mejor en todos los sentidos”
Elimar
Auxiliar de Enfermería

La situación económica de muchas de las familias es muy complicada, “sabemos que ellos necesitan que nosotros luchemos a partir de vínculos empresariales, por lo que facilitamos las prácticas remuneradas, muchas veces les buscamos recursos financieros para que les den un sustento económico y así de alguna manera puedan seguir formándose sin que esto limite sus hogares y puedan aportar algo también a sus casas”, destaca Paola.

¿Crees que hubiera sido diferente o igual tu inserción laboral sin haber cursado esta formación?
“No, no habría sido igual. Imagínate que pasé dieciocho años esperando esta oportunidad y antes no había podido trabajar en esto ni en algo similar, porque para todo se necesita estudios. Esto ha significado muchísimo”
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Nunca hubiera sido igual, porque estaría expuesto a trabajar en lo que me pongan, con bajos sueldos, porque no hay más trabajo, no podría exigir. Ahora yo exijo mi puesto, estoy capacitado, tengo un título. Estoy seguro de lo que sé, de lo que aprendí, me lo creo, soy confiado. Sé que tuve la mejor formación, me desempeño en algo que me gusta, que me gané y me trabajé. No tengo que esperar a que la gente, las empresas o las entidades me pongan donde quieran. Ahora yo busco trabajo en algo fijo porque tengo ese título”.
Elimar
Auxiliar de Enfermería
¿Qué destacarías de la formación? ¿Qué es lo que más te ha ayudado durante el proceso de formación?
“Fue una formación muy buena, muy orientada y consolidada, con buenos valores. Una capacitación bien basada en lo que se necesita en esta área de salud, que es estar enfocados en prestar un buen servicio, en ayudar al otro, en cuidar a las personas”
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Destacaría el gran acompañamiento que me brindó la Institución, los grandes docentes y formadores que tienen. El acompañamiento en todas las áreas ya sea a nivel psicológico, económico, de formación, educación, a nivel administrativo… Yo creo que más que lo que se aprendió por el buen personal es el amor por lo que hacen, la calidad humana que tiene la entidad para acompañar, para brindar oportunidades a personas que en ocasiones en la vida no tenemos tantas. Tuve muchos altibajos, tuve momentos en los que dije ya no más, por mis infinitos problemas personales dije no sigo con esto, aunque era algo que me estaban regalando. Pero gracias a ellos, gracias a todo el apoyo de la Institución, hicieron que siguiera el camino, que siguiera luchando, enfocándome. Hoy me veo acá en mi trabajo, en el laboratorio en el que estoy, y me siento extremadamente feliz y orgulloso de haberlo logrado”.
Elimar
Auxiliar de Enfermería
¿Le recomendarías esta formación a alguien que está buscando una oportunidad laboral? ¿Por qué?
“Sí, sí se la recomendaría, ya que esta formación laboral tiene muchos ámbitos en los cuales socialmente podemos trabajar, ya sea en un geriátrico, en una entidad de salud sea privada o pública, en un laboratorio… y hay más sectores de la salud donde puedes trabajar siendo auxiliar de enfermería. Tiene mucha cobertura, y lo más importante y agradable es que te permite servir a las personas”.
Leidy
Auxiliar de Enfermería
“Se la recomendaría a todo el que quiera y le nazca estudiar. A todos los que tengan las ganas de salir adelante, de estudiar, las ganas de dar un cambio a su vida, y que les guste lo que van a hacer, porque no hay nada más satisfactorio en la vida que hacer o ejercer lo que a uno le gusta. La recomiendo para todo aquel que le nazca del corazón hacerlo y no lo hago solo por salir adelante, porque sí. Porque hay otra muchas formas y métodos de estudio, pero en este caso, al que le gusta y quiere un cambio de vida del cien por cien, con esta Institución y con la entidad que nos colaboró sería perfecto para conseguirlo. Recibí una gran educación, lo que me ha permitido estar en una de las entidades en las que entran los mejores de la ciudad. Soy de la Institución San José Obrero, orgullosamente, con una excelente capacitación, y mano a mano estoy con el que sea y me va muy bien. Muy recomendada en todos los sentidos: por crecimiento personal, por crecimiento familiar, por orgullo propio, por satisfacción personal, por crecimiento a nivel educativo, económico…Solamente que en la vida hay que enfocarse, hay que luchar, porque todos podemos, y cuando se presentan estas oportunidades se deben recibir de la mejor manera y dar el mejor resultado”.
Elimar
Auxiliar de Enfermería

Las historias de Eimar y Leidy son dos de las muchas que este proyecto está contribuyendo a reescribir, mejorando sus vidas, las de sus familias y comunidades. “Definitivamente debemos seguir apostando por la educación como la mejor herramienta para transformar proyectos, y esos proyectos son personas que hoy están felices, logrando alcanzar un objetivo, una meta como es ser auxiliares de enfermería”, destaca Paola.

¿Te interesa la igualdad?

No te vayas sin el libro "Mujeres que lucharon por la igualdad"

Mujeres que lucharon por la igualdad libro