Galicia, Nicaragua y Guatemala apuestan por el desarrollo rural sostenible de la mano de mujeres y jóvenes

Intuían que tenían mucho en común, pero no sabían que tanto. Miriam, Marta, Chusa y Carmela comparten sus experiencias y conocimientos delante de un té. Mujeres gallegas, guatemaltecas y nicaragüenses, mujeres emprendedoras que fomentan la cooperación, porque de eso se trata, de cooperar a través del encuentro de iguales en diferentes partes del mundo.

Hace tiempo que desde Taller de Solidaridad trabajamos en una estrategia de cooperación al desarrollo que no pase únicamente por el envío de fondos, sino que busque el conocimiento directo, el intercambio de experiencias profesionales y culturales a través de visitas y asistencias técnicas.

Visitas como la que han hecho estos días a Galicia las delegaciones del Instituto de Promoción Humana de Nicaragua (INPRHU-Somoto) y del Centro Experimental para el Desarrollo de la Pequeña y la Mediana Empresa Rural de Guatemala (CEDEPEM), a las que nuestra ONG  lleva más de quince años apoyándoles en el desarrollo rural, el emprendimiento y autoempleo de las mujeres y la formación de jóvenes en riesgo de exclusión.

Para poder compartir esas vivencias, ambas delegaciones han conocido varias iniciativas lideradas por mujeres en al ámbito rural gallego. Iniciativas como la cooperativa ecológica Milhulloa o la granxa Maruxa de ganadería sostenible. Dos proyectos dirigidos por mujeres emprendedoras que han visto en la unión la posibilidad de crecer, y por eso decidieron colaborar y crear la línea de cosmética natural Muuhlloa.

Una unión que comparten las mujeres de Nicaragua, Guatemala y Galicia, y que para Miriam Maricel Agustín Escobar, directora ejecutiva de CEDEPEM, es fundamental “para poder trabajar por la igualdad, para poder apoyarnos unas a otras”. Este apoyo lo ha experimentado Miriam durante estos días en Galicia. “Nos vamos con mucha información, con muchos contactos para poder desarrollar allí”.

CEDEPEM, dirigido por Miriam y coordinado por José Luis Siguill, quien también ha estado estos días en Galicia, ha puesto en marcha un proyecto, con el apoyo de TdS y la Xunta de Galicia, que se centra en el desarrollo del emprendimiento y autoempleo de 276 mujeres emprendedoras campesinas indígenas. Para mejorar las capacidades de estas productoras agroecológicas, se trabaja con ellas los conocimientos de la producción, la transformación y la comercialización de productos agrícolas, así como el fomento de la asociatividad, incidiendo en el desarrollo de la economía local desde un enfoque inclusivo y sostenible.

Para José Luis, este acercamiento de la realidad rural gallega y guatemalteca va a permitir “generar sinergias, mejorar cualitativamente ambas capacidades y tener la oportunidad de hacer cooperación desde posiciones más horizontales, desde el intercambio y la solidaridad, desde los mismos pueblos, desde nuestros derechos y reconociéndonos diversos, pero con esa alegría por integrarnos”.

Ese espíritu de integración e intercambio lo han vivido en su visita a la cooperativa de producción “Terras da Mariña” de fabas de Lourenza, compuesta en su mayoría por mujeres productoras. Dicha cooperativa lucense forma parte de AGACA (Asociación Galega de Cooperativas Agroalimentarias), entidad que también ha abierto sus puertas a las delegaciones nicaragüense y guatemalteca en su sede de Santiago de Compostela.

Allí, la directora del INPRHU-Somoto, Marta Merari Blandón, ha podido compartir con sus homólogos gallegos el trabajo de capacitación que realizan con jóvenes en situación de vulnerabilidad en el ámbito rural. Gracias al apoyo de Taller de Solidaridad, con la colaboración de la Xunta de Galicia, se ha formado ya a 67 mujeres y 63 hombres, se les ha ayudado en el acceso a los recursos y la participación en el tejido económico local y se ha creado entre estos jóvenes Grupos de Auto-Ahorro y Préstamos (GAAP) para fomentar esa cultura del ahorro. Además, “actualmente estamos conformando la cooperativa multisectorial “Cooperativa agro turística de servicios múltiples RESERVA NATURAL LA PATASTA” integrada por 15 mujeres y 11 hombres, y como eje transversal se está trabajando con la aplicación de las herramientas de monitoreo participativo, donde se evidencia claramente el cambio que han obtenido los jóvenes en su recorrido por el proyecto”, asegura Marta Merari.

Ambas delegaciones han sido recibidas también en la Diputación Provincial de Lugo por el diputado de Benestar Social, Pablo Rivera. En el mismo organismo se les ha presentado uno de sus programas, Campus de Emprendemento Sostenible, y se han acercado a iniciativas que forman parte de dicho proyecto de innovación, como Kuialamparas, en O Corgo, o Vidadealdea, en Outeiro de Rei. Ambos enmarcados en el proceso de empresas ecológicas en el ámbito rural de las Reservas de la Biosfera de Lugo. El broche final a esta estancia en Galicia, a este intercambio de experiencias, conocimientos y vivencias, lo ha puesto la visita a la Dirección Xeral de Relacións Exteriores y la Subdirección Xeral de Cooperación Exterior de la Xunta de Galicia.

ya puedes comprar online el libro