Voluntariado en Bolivia. La despedida

Llega el momento de volver, de hacer balance de cuatro intensas semanas de trabajo y vivencias. He disfrutado cada día, exprimido cada segundo y dado lo máximo de mí. Tengo que decir adiós a una realidad que por momentos me generó frustración por no poder hacer más, por comprobar con mis propios ojos lo mal repartido que está el mundo, pero que a la vez me ha permitido crecer y desarrollarme como persona. Una realidad que me ha sacudido mental, física y emocionalmente.

No es fácil adaptarse a una vida tan dura, con tanta pobreza, cuando vienes de tenerlo todo, pero poco a poco lo conseguí, y llegué a sentirme muy bien. También tuve que lidiar con el contraste que me supuso el choque cultural, pero lo fui asimilando a medida que convivía y compartía experiencias con ellas, con esas increíbles mujeres.

Solo cuando estás aquí puedes darte cuenta de la cantidad de trabajo que hay que hacer en la Fundación y los escasos recursos de los que disponen. Hay tanta necesidad, y tan pocos medios. Harían falta tantos voluntarios…pero lo cierto es que me he sentido muy satisfecha por haber puesto mi granito de arena. Y me siento muy agradecida por todo lo que me han aportado tanto las mujeres como los niños, nada comparable a lo que yo les haya podido dar. Una experiencia así te hace crecer como persona, te convierte en alguien más fuerte y sobre todo te hace valorar tantísimas cosas…

Gracias a TDS y, sobre todo, a las hermanas Mª Carmen, Aqueda y María Luisa por acogerme con tanto cariño como lo habéis hecho, y por permitirme vivir una auténtica experiencia de vida impregnada de sonrisas en medio de tanta pobreza.

Marisol Almendro García

Julio 2023. Cochabamba Bolivia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te interesa la igualdad?

No te vayas sin el libro "Mujeres que lucharon por la igualdad"

Mujeres que lucharon por la igualdad libro