Voluntariado en Perú. Formación, la mejor inversión

En nuestro camino de regreso a Lima aún nos esperaban un par de sorpresas más. Cuando llevábamos tan solo una hora de trayecto, hicimos nuestra primera parada. En la comunidad de Urcos nos esperaban Lili, Lucrecia y Aurora (no confundir con nuestra Aurora de Checacupe). Las tres Siervas de San José nos dieron una cálida bienvenida, al igual que la hermana Cristina, que tuvo la amabilidad de invitarnos a cenar a su casa, donde actualmente se encarga de cuidar a su madre. Tan solo íbamos a pasar una noche con ellas, pero al menos podíamos ponernos cara y conocer un poco el trabajo que hacen allí.

Ellas son las encargadas de uno de los colegios más prestigiosos de la zona. De Nuestra Señora del Carmen han salido algunos de los eminentes ingenieros, médicos, abogados… que hoy en día trabajan para mejorar un país necesitado de sabia nueva, con valores y ganas de prosperar. Abogados como mi amiga Karem, a la que conocí en España y a la que el destino me ha vuelto a unir. Una excelente profesional y una maravillosa persona que día a día trabaja desde la Asociación Wayra, de los jesuitas, para que mujeres, hombres y niños tengan un futuro mejor.

Karem es el ejemplo de que con trabajo, ganas e ilusión se puede salir adelante, y además ayudar a su pueblo a superarse. Ella y las hermanas nos han recordado algo que algunas veces olvidamos por resultarnos tan fácil y familiar. La educación, la formación, la capacitación es el mejor legado que puede tener una persona, una  comunidad, un país. Sin conocimientos no hay aprendizaje, sin aprendizaje no hay opinión, sin opinión no hay visión crítica, sin visión crítica no hay prosperidad.

Perú necesita esos conocimientos para salir de la situación de pobreza y corrupción en la que se encuentra, y tiene la suerte de contar con personas dispuestas a trabajar por ello. No solo desde los colegios o desde las ONGs que se encargan del acompañamiento a las familias en su recorrido hacia el reconocimiento de sus derechos, sino también desde otro tipo de organizaciones. Organizaciones como el CCaijo, nuestra segunda parada antes de llegar a Cuzco.

El CCaijo es una institución de la Compañía de Jesús dedicada a la promoción y desarrollo rural, con la que también colabora Taller de Solidaridad. Según nos comentó Lucho, su director, llevan trabajando para mejorar la realidad de los agricultores y ganaderos de la zona desde 1971. Fundamentalmente se encargan de capacitar a los campesinos para que puedan tener sus propios cultivos y cría de animales. Gracias a esta labor, hemos podido ver cómo comunidades altas y alejadas ahora se dedican a la recolección de setas, cuentan con centros de elaboración de quesos, cría de vacas y, sobre todo, de cuyes, una de las carnes más demandadas y de las más caras.

También han colaborado en la construcción de lo que aquí llaman cosechas de agua (lo que para nosotros serían embalses), porque uno de los grandes problemas de esta parte es la escasez de agua, tanto para consumo humano como para el riego de cultivos. Además, en ese intento por contribuir al desarrollo de esta parte del país, en estos momentos están impulsando el turismo por las montañas, para lo que están capacitando a mujeres que abren restaurantes por la carretera con los productos típicos del lugar.

Ver de cerca la situación de estas comunidades, hablar con los y las campesinas, y escuchar lo mucho que han evolucionado en los últimos años, nos ha ayudado a entenderles mejor. Al llegar a estos pueblos, lo que percibíamos era necesidad y precariedad, pero ellos nos han mostrado la otra cara. Hemos entendido que lo importante para estas personas no es lo mucho que les falta por lograr, sino todo lo que han conseguido con su esfuerzo y todo lo que están dispuestos a seguir ganando con el tiempo. Nos han enseñado a valorar lo que tenemos y a no rendirnos ante las adversidades. De nuevo, tenemos la sensación de que recibimos más de lo que damos.

Mª Carmen Souto
Yolanda Lojo

Checacupe-Perú

22-8-2018 a 22-9-2018

2 comentarios en “Voluntariado en Perú. Formación, la mejor inversión”

  1. Preciosa mirada, queridas amigas, la de estas personas con las que OS habéis encontrado, ver la botella medio llena, gracias a la educacion, formación y capacitación basada en las potencialidades de la gente. Gracias por esa mirada valorativa y gracias por compartirla y difundir el tesoro de nuestra gente.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.